CAFÉ METRÓPOLIS
 
08:00 - Pisando Fuerte
Bienvenido, Visitante, [ Ingrese ] o [ Regístrese ] [ ¿Olvidó su contraseña? ]
 
 

Biografía

Henry Walter Mullins Ernst nació el 29 de agosto de 1955 en Montevideo, hijo de una cantante mezzosoprano argentina, descendiente de alemanes, y de un uruguayo de origen irlandés que trabajaba en Radio Rural.

En un ambiente de música y radio se crió entre las zonas de Buceo y Malvín. Sus estudios estuvieron repartidos entre varias instituciones, la escuela en el Colegio Alemán, los primeros años de liceo en el Gabriela Mistral y luego culmina en La Mennais.

En el año 1979 comenzó a trabajar en CX 50 Radio Independencia, donde hacía los programas Midnight Special y Disco Discotec. Henry considera, que en los dos años que trabajó junto a Berch Rupenian en esa radio, aprendió la profesión. Ya empezado el año 1980 se trasladó a trabajar a CX 8 Sarandí donde tenía un programa que salía en directo desde la discoteca New York New York donde él programaba la música.

Más tarde en su carrera, realizó parcialmente la programación de Azul FM. Antes de llegar a Metrópolis FM, tuvo un breve pasaje por la emisora M24 en la que programaba las 24 horas de música.

En Metrópolis FM ocupa el cargo de Director Artístico de la emisora y conduce, entre otros, programas como Música con Marca, Hecho en Brasil, Spika y Noche con Feeling.

Su trayectoria también está marcada por las discotecas en las que trabajó: Sunsix, Zona Libre, Club Banco República, Club Bohemios, Ton Ton Metek, Lancelot, Zum Zum, New York New York y Pacha son algunas de las que recuerda y por las que el gran público lo reconoce. Inclusive en el año 1980 recibió una medalla y el nombramiento de notable de Punta del Este, por ser considerado el mejor disc jockey de la temporada por su trabajo en Pacha.

En 1995 deja de pasar música en boliches, la causa que esgrime es que “otro ya lo hacía mejor”.

Desde 1996, está casado con Anabel con la que tiene dos hijos Kevin y Alan. Pese a que es un hombre de radio, la gente lo reconoce y saluda por la calle, esta situación le parece increíble a Henry y al mismo tiempo le hace sentir que hizo “algo bueno” en sus años de trabajo.

Entrevista


En una fría mañana de otoño, grabador en mano y café mediante, comenzamos la entrevista al Director Artístico de Metrópolis FM. Los temas fueron muchos, entre otros, nos quedamos con la afirmación que nunca pensó que iba a programar a Luis Miguel ya que desde su juventud estuvo abocado a la música de los años ‘60 y ‘70 y fue por ella que se hizo de un nombre en la noche uruguaya. Su conocimiento del público lo hizo dar ese quiebre y “contaminarse” de música globalizada. No obstante, si se le pregunta por los artistas favoritos a lo largo de su trayectoria, la respuesta es una sola: The Beatles.

Vamos a la entrevista…

¿Cómo descubriste la música?
HM: Siempre me gustó la música, mi madre era cantante mezzosoprano y a su vez, vengo de una familia de radio. Mi padre presentaba a Nardone en radio Rural y mi tío era dueño de Radio Sarandí en la época de Carlos Solé. De jovencito comencé a animar fiestas de cumpleaños y bailes del colegio o del club del barrio. Luego hice bailes en clubes y boliches como la Unión Atlética, La Paloma, Sunset, Cosolino, Banco República, Bohemios, Tajamar, Lancelot, Zum Zum, y en Pacha de Punta del Este. Llegó un momento en que fui director musical de Zum Zum, Lancelot y Pacha al mismo tiempo. Finalmente toque la puerta de la radio y di mis primeros pasos, donde aprendí todo lo que sé. En aquella época, venía mucho “circo” del este del país y era un disc jockey de moda.

¿Cuál es el boliche insignia de tu carrera como disc jockey?
HM: Lancelot y New York

¿Tu gusto musical varió con los años?
HM: Sé trabajar la música y el gusto musical de las personas. Trato de informarme, de conocer el gusto de los uruguayos y complacer a todos. Me dirijo a un target definido. Sé lo que es bueno y lo que es malo.

¿Cómo se conjugó ser un referente de los Oldies con programar música globalizada?
HM: Costó mucho, vos manejabas música del ‘60, ‘70 y ‘80 y de un día para el otro empieza a circular y conocerse la música latina. En ese entonces, acá las AM eran musicales y pasaban anglo, solo se ponía a César Banana Pueyrredón o alguna cosa más. Después con las antenas parabólicas y el cable, muchos programas se empezaron a contaminar con la parte latina. La gente empezó a conocer los boleros de Luis Miguel, a Ricardo Montaner e, incluso, a Menudos. Un publicista argentino, me dijo un día que no iba a pasar vergüenza cuando pusiera a Luis Miguel. Yo me agarraba la cabeza y pensaba que ni loco ponía algo latino. Y, sin embargo, empecé a jugar con todo eso y a ganar un tipo de público más masivo, a abrir el espectro… Hoy no tenés que ser muy educado o fino, ni tener un nivel socio económico alto para escuchar a Alejandro Sanz, a Jaime Roos o a Andrés Calamaro. Traté de encontrarles el gusto a los uruguayos sin irme de mambo, sin pasar cumbias. Con las cumbias no entré y no creo que vaya a entrar, pasa por lo artístico y por un problema de moral. El día que tenga que poner cumbias porque no hay otra música, me verán trabajando en otra cosa.

¿Qué significado le das al término “contaminar” cuando te referís a la música latina? ¿La música contamina?
HM: La música es mala o es buena, te contamina o no te contamina. Yo no soy Dios para decirte qué tenés que escuchar. La salsa es excelente, tiene músicos que estudian para hacer eso, hay trabajo atrás, al igual que en la verdadera cumbia, como la de los Wawanco. No es una cumbia de máquina con cuatro chicos cantando.

¿Pero pasarías a los Wawancó?
HM: En su momento no lo hice.

¿Cómo te diferencias de otros disc jockeys?
HM: Por los años, la experiencia y las horas de trabajo en la noche. Por las “horas de vuelo”, considero que esto es lo mismo que lo del aviador, tengo las horas de vuelo.

¿Qué preferís disco o CD?
HM: CD.

¿Cuántos CD tenés?
HM: No tengo idea, pero arriba de tres mil.

¿Cuál es el último músico que descubriste y te gustó?
HM: Seal, incluso su último tema, Amazing, me gusta.

A través de los medios masivos de comunicación las personas acceden al trabajo de miles de cantantes. ¿Considerás que le quita relevancia a tu trabajo como disc jockey?
HM:No, a una radio así armada, con una mezcla de géneros musicales como Metrópolis, no. En Metrópolis escuchas de todo y tenés también información. A la gente le gusta este tipo de formato o esta receta que yo armé. A su vez, me encantan las radios que se diferencian, yo ataco un nicho. A mí me podrías preguntar por qué no pongo rock nacional, a mi me encantaría hacerlo. Pero hay otros que lo hacen y lo hacen mejor. El día que yo ponga a La Vela o No Te Va Gustar en radio quizás lo haga mejor que los demás, pero hoy estoy apuntando a otro nicho. Yo trato constantemente de diferenciarme porque si no todas las radios nos parecemos.

¿Sos un referente de la música?
HM: Yo no soy referente de nada. Conozco el gusto de los uruguayos, me gusta hacer lo que hago y, como te dije antes, tengo horas de vuelo igual que un aviador y éso es lo que me diferencia.

¿Hoy es más fácil o más difícil tu trabajo?
HM: Con las computadoras es un poco más sencillo. Antes éramos muchos para programar y ahora yo solo puedo hacer más horas. Igualmente para hacer una buena labor tiene que haber un trabajo atrás. En mis inicios para tener lo último de la música, pedía los discos por telex o le pedía a amigos, viajeros o azafatas que los trajeran, demoraban un mes o más en llegar, incluso fui al aeropuerto a recibir los discos.

Un tema que no debe faltar…
HM: Yesterday de los Beatles.

Un tema que borrarías de la memoria de la gente…
HM: Mayonesa.

¿Cómo ves la evolución de la noche de la nostalgia?
HM: Cada vez peor.

¿Por qué?
HM: No se está respetando.

¿Considerás que la gente sigue buscando los Oldies?
HM: Sí, los busca. Pero no hay lugares donde puedas ir a bailar y pasarla bien. No respetan a la gente grande que quiere disfrutar de un buen momento. Los aprietan como ganado, tendrían que buscar lugares donde pueda ir la gente, estar tranquila y pasar impecable. Para que esto funcionara debería haber una persona que sepa discernir el público, es decir quienes entran y quienes no. Pero también hay que considerar otros aspectos que son importantes, como el disc jockey que pasa la música. Porque un joven de 30 años no puede saber que pasó con la música disco porque no la vivió. Por más que alguien le diga que ponga un tema porque “mató”, no creo que pueda hacer nunca una buena noche.

¿Seguís pasando música en al noche de la Nostalgia?
HM:- Hoy pasando música hago un gran papelón… pero en esa fecha trato de poner una hora o dos. Me fascina ver disfrutar hoy, a la gente que hice bailar en los años 80. Los recuerdo a todos y me saco fotos con ellos, me siento bárbaro ese día. Aparte, es lo que sé hacer.

 
 
 
   
 
 
 
 
...........................................................................................................................................................................................................................................................................
Ruta 5, Km. 19, La Paz | Estudios: Emilio Frugoni 1312 | Tel. 2409.00.94 | Fax: 2408.93.14 | © 2014 Metrópolis FM. Todos los derechos reservados
Sitio optimizado para ser visualizado en una resolución de 1024 x 768 | Diseño y desarrollo web: GLATINA Comunicación